¿Cómo se construyó el Cristo Redentor?

Cristo Redentor
Cristo del Corcovado protegiendo a los habitantes de la ciudad

Brasil cuenta con una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno que, además, puede apreciarse desde todo Río de Janeiro. Efectivamente, estamos hablando de Cristo Redentor, conocido también como Cristo del Corcovado debido a su ubicación en el monte Corcovado. ¿Quieres saber cómo se construyó y sus múltiples significados? En Arte Pathos te lo contamos todo. 

Ubicación de Cristo Redentor

El monumento se sitúa en la cima del monte Corcovado, que se encuentra en el Parque Nacional de la Tijuca. Cristo Corcovado está a 710 metros sobre el nivel del mar, mide 30,1 metros de altura, pesa alrededor de 1.200 toneladas y está colocado en un pedestal de 8 metros. Desde ahí arriba, se puede contemplar toda la ciudad y apreciar otros lugares y edificios como el Estadio de Maracaná, playas de Ipanema y Leblon, Jockey Club, Parque de Tijuca y Laguna Rodrigo de Freitas. 

Simbología de Cristo Redentor

La estatua representa a Cristo de Nazaret con los brazos abiertos, lo que ha dado lugar a numerosos significados, muchos de ellos religiosos, ya que Brasil está influenciado por la religión católica. 

Cristo Redentor tiene los brazos abiertos ya que da la bienvenida a todos los que vayan a ver la ciudad. También es símbolo de perdón por los pecados cometidos, de protección, de cordialidad y acogimiento de las personas y de un pacto que el pueblo brasileño ha hecho con Dios. 

Cristo Redentor
En el centro se representa su corazón como símbolo de amor

¿Cuáles son sus principales características?

El monumento se enmarca dentro del art déco, un estilo artístico internacional que nació en el período de entreguerras (1920-1939). Sin embargo, hasta 1960 no se le llamó como tal. Es un estilo con gran influencia en las bellas artes, concretamente en la arquitectura y las artes aplicadas. 

El armazón de Cristo está hecho en hormigón armado y se ha recubierto con esteatita, una piedra que también se llama roca de jabón. Se crearon millones de teselas triangulares que, más tarde, se colocaron a lo largo de la superficie del monumento.

En las manos de Cristo hay señales de su crucifixión, pues se aprecian las marcas de las llagas. Está vestido con una túnica hasta los pies, pero estos no están tapados. En la parte del pecho se aprecia su corazón, símbolo de su amor y bondad. Cabe destacar que muchos dicen que en él guarda un frasco de vidrio con un pergamino con el árbol genealógico de Heitor Levy (maestro de obras) y Pedro Fernandes (ingeniero fiscal).  

Historia de su construcción

En 1859, el sacerdote Pierre-Marie Boss se le ocurrió hacer un monumento a la hija del emperador Pedro II, la princesa Isabel en la cima del monte Corcovado. Pero no fue hasta 1926 cuando comenzó. 

Durante la década de 1920, el Círculo Católico de Río de Janeiro dio luz verde al proyecto y aprovechó la celebración del primer centenario de la Independencia de Brasil. Heitor da Silva fue el ganador de un concurso que organizó la Iglesia Católica. 

La obra fue encargada a Gheorghe Leonda y Paul Landowski. Todas las piezas se realizaron fuera de Río de Janeiro. 

Cinco años estuvieron trabajando Albert Caquot (encargado de los cálculos de la estructura), Heitor da SIlva (supervisor del proyecto) y Heitor Levy (maestro de obras). El monumento se inauguró el 12 de octubre de 1931. En 2007, pasó a formar parte de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. 

Cristo Redentor
Se encuentra en la cima del monte Corcovado

Curiosidades de Cristo Redentor

  • Cuenta con el brazo izquierdo más pequeño que el derecho, exactamente 40 cm. ¿Por qué? Se construyó imitando las velas de un barco para que aguantase los 150km/h del viento.
  • Su diseño es estratégico y está pensado a la perfección: la mirada de Cristo se dirige hacia abajo y a la izquierda. 
  • Existe un tren que funciona desde 1884 y que sube hasta la cima del monte Corcovado. Gracias a este tren, se pudieron subir las piezas sin dificultad. 
  • La cabeza está formada por 50 piezas, todas hechas en Francia y después trasladadas. 
  • El monte Corcovado antes se llamaba Pico de las Tentaciones. El nombre anterior hace referencia a un pasaje de las tentaciones del desierto de Jesús.
  • Durante su construcción no murió ningún obrero y esto sorprende por la época que era. 

Ahora que ya sabes la historia que hay detrás de Cristo Corcovado, tendrás ganas de visitar Río de Janeiro. Sin duda, el monumento te dará la bienvenida con sus brazos abiertos. Si quieres saber más sobre las Siete Maravillas del Mundo Moderno, no dudes en consultar el resto de artículos. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio